jueves, 10 de enero de 2008

Ataque de pánico luego de un fracaso

Todo emprendedor vive momentos de exaltación desde el primer instante en que encuentra la idea. La motivación y la adrenalina aumentan considerablemente con el transcurso del tiempo. Los días previos al star-up parecen ser interminables y las noches se hacen más cortas producto de revisiones minuciosas o de búsquedas incesantes de datos que enriquezcan el negocio. Con la empresa en marcha, moviliza todos los recursos disponibles en pos de la consolidación.

¿Pero que sucede cuando después de tanto esfuerzo, nos vence el fracaso?

La decepción es tan grande que el fervor de aquellos tiempos se transforma en parálisis. Se recluye de sus seres más queridos, su mente se pone en blanco y cree que todo ha terminado.

Pues no!!!…

Sabe que en realidad perdiste una batalla. El ataque de pánico es común que suceda luego del fracaso. Pero ese estado manifiesto y temporal debes capitalizarlo para la próxima. No te subestimes. Se valiente y no intentes disfrazar las causas. Los proyectos no fracasan. Los hombres sí. Investiga que hiciste mal:

¿Sobrestimaste la facturación?
¿Te diste cuenta que a los que vos llamabas clientes en realidad eran prospectos? ¿Subestimaste a tu competencia?
¿No estudiaste a fondo a los usuarios de tus productos o servicios?
¿Falló el plan de marketing? ¿Tenías plan de marketing?
¿Tu intuición en el armado del equipo no fue la correcta?
¿La logística no fue adecuada?
¿Implementaste mal los sistemas informáticos? ¿Tenías sistemas?
¿Los inversores que elegiste no eran acorde con el tamaño del proyecto?
¿No elaboraste planes de contingencias?
La lista sigue y puede ser tan larga como te lo propongas. Lo importante es que encuentres en que fallaste.

Morder el polvo no debe acobardarte por más dura que haya sido la caída.

Si te postran diez veces, te levantas
otras diez, otras cien, otras quinientas:
no han de ser tus caídas tan violentas
ni tampoco, por ley, han de ser tantas.


Almafuerte

1 comentario:

Eduardo dijo...

Excelente punto de vista.
De hecho mientras mas errores se comenten más cerca se está del éxito (sabiendo capitalizarlos!)

Gracias por el Post!.